Carta a Pablo Hiriart

Ciudad de México a 8 de junio de 2012.

Estimado Pablo Hiriart

Director del Periódico La Razón

 

Es de mi conocimiento el artículo Carne de Cañón que escribió el pasado 7 de junio de 2012 en el Periódico la Razón y esta carta es la respuesta a los puntos que plantea en él.

En primer lugar me permito compartirle mi experiencia personal, gracias a la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM) tuve la oportunidad de formarme profesionalmente, ya que sin ella tendría que haber interrumpido mis estudios, esto porque no vengo de una familia adinerada que pudiera pagar una universidad particular y me permitiera estudiar la carrera de mi elección, Creación Literaria. El plan de estudios que tiene esta universidad me persuadió, por lo que decidí que la UACM sería mi primera y única opción. No me arrepiento, he encontrado en las profesoras y profesores que conforman la universidad, alimento e  inspiración para el pensamiento crítico a través del arte literario.

En segundo lugar, es cierto que en esta universidad se entra por sorteo pero esto no le quita validez. Después de que se hace el sorteo, a los alumnos que fueron seleccionados se les hace una prueba de conocimientos básicos, los que cuentan con ellos pasan al primer semestre de la carrera; los que no, deben cursar un año materias como matemáticas y taller de expresión oral y escrita. Como usted sabe, en nuestro país la educación no cuenta con un nivel del que nos sintamos orgullosos y esto complica al alumno en el momento de solicitar y aplicar para ganarse un lugar en escuelas públicas.

No sé si usted, como periodista que es, se ha informado de los reconocimientos fuera de la universidad, incluso fuera del país, de los que varios de mis compañeros y yo misma, hemos sido merecedores, gracias a la formación que hemos recibido en esa universidad que a usted le parece una estafa.

Por último, lo exhorto a que, antes de emitir cualquier juicio sobre las personas que conformamos esa casa de estudios,  nos visite en cualquiera de sus instalaciones, incluso las bibliotecas, para que así compruebe que contamos con el material necesario para cada una de las licenciaturas. Tal vez no es suficiente, pero llevamos apenas 10 años de habernos formado, aún si la institución contara con 100 años de formación, nunca es suficiente.

Quedo a sus órdenes para aclararle cualquier duda y reclamo que tenga sobre la universidad a la que pertenezco.

Atentamente

Abril Mariana Trejo Albarrán

Alumna en la UACM

Matrícula 07 – 004 – 0066

El artículo completo en La Razón: http://www.razon.com.mx/spip.php?page=columnista&id_article=125187