Alegorías de la Patria en la propaganda electoral 2012

Alegorías de la Patria en la propaganda electoral 2012

Adriana González Mateos

Al día siguiente de las elecciones celebradas el primero de julio de 2012, circuló en Facebook la imagen de una mujer vestida de negro, con la huella de un golpe en el ojo izquierdo y otro en la boca. La mujer tapa sus labios con el dedo índice, en un gesto que invita a callar:

(fig 1) La fotografía procede de un blog  http://desdemialma-chely.blogspot.mx/2012/06/ya-me-canse_08.html que la acompaña de un poema e invita a las mujeres maltratadas por su pareja a romper el silencio. Imágenes similares han aparecido en numerosas campañas feministas, subrayando la importancia de la denuncia que rompe el círculo de la violencia de género.

No obstante, en esos primeros días de julio la imagen fue reinterpretada (fig 2):

Se le agregó un letrero que dice: “México: te convertiste en la esposa golpeada que perdonó al marido porque él juró que ya cambió”. La intención original de la imagen, invitar a denunciar la violencia de género, se invierte para ser reemplazada por su opuesto: la mujer “perdona” la violencia y participa en su perpetuación, se vuelve cómplice. Ya transformada, pues, en una imagen discriminatoria que culpa a la víctima del maltrato, la imagen realiza un giro metafórico: la mujer no es una mujer concreta, maltratada por su pareja, sino una alegoría. Se convierte en “México”.

Este vuelco ha sido analizado por Elizabeth Bronfen en su libro Over Her Dead Body, donde explica cómo las normas culturales se confirman o se aseguran, literalmente, sobre los cadáveres de La Mujer/mujer. Esta diferencia entre La Mujer con mayúsculas (un estereotipo abstracto) y la mujer con minúscula (la mujer individual) es importante porque marca la desaparición de la persona concreta, cuyo sufrimiento físico y muerte son borrados por la abstracción que la convierte en un símbolo.

“Mientras los discursos culturales de Occidente construyen al sujeto (Self) como masculino, adscriben la feminidad a la posición de Otredad. Como Otro, La Mujer sirve para definir al sujeto y la falta o exceso que se localiza en el Otro funciona como una exteriorización del sujeto respecto tanto al género como a la muerte. Así, La Mujer representa los márgenes o extremos de la norma: lo extremadamente bueno, puro e indefenso, o lo extremadamente peligroso, caótico y seductor. La santa o la prostituta, la Virgen María o Eva. (…) La construcción de La-Mujer-como-Otro sirve retóricamente para dinamizar un orden social, mientras que su muerte marca el fin de ese periodo de cambio. Sobre su cadáver, las normas culturales se confirman o se aseguran, ya sea porque el sacrificio de la mujer virtuosa e inocente sirve a la transformación y a la crítica social o porque el sacrificio de la mujer peligrosa restablece un orden que se había suspendido momentáneamente debido a su presencia.”  (Bronfen 1992: 181, traducción mía)

La imagen se titula, elocuentemente, “México golpeado”. Reinterpreta el resultado de las elecciones como una novela familiar: el candidato ganador y su partido son imaginados como un personaje masculino violento y dominante, mientras la población es feminizada e imaginada como cómplice de su propia opresión. El personaje femenino tiene características negativas: es débil, masoquista y adicta a la violencia, incapaz de elegir lo mejor para sí misma. En una palabra, como Eva, como La Malinche, esta mujer es culpable del desastre.

Para perfeccionar la metáfora, se eligió la fotografía de una mujer morena, lo que facilita un segundo movimiento retórico: la persona individual, enraizada en su historia y en sus circunstancias, desaparece para servir de soporte a la alegoría de la Patria. El Diccionario de la Real Academia Española anota los siguientes significados de la palabra:

patria. (Del lat. patrĭa). 1. f. Tierra natal o adoptiva ordenada como nación, a la que se siente ligado el ser humano por vínculos jurídicos, históricos y afectivos. 2. f. Lugar, ciudad o país en que se ha nacido.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Inmediatamente añade una segunda acepción:

patrio, tria. (Del lat. patrĭus) 1.adj. Perteneciente o relativo a la patria. 2. adj. Perteneciente al padre o que proviene de él.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Ésta última acepción es relevante para mi argumentación, pues la alegoría femenina de la patria afirma, precisamente, la masculinidad del sujeto nacional. La Patria es una mujer que pertenece al padre, una madre patriarcal cuyos atributos son la pasividad, la receptividad, una vaga naturaleza afectiva que le permite alimentar a sus hijos, consolarlos, albergarlos. Como proclama tantas veces el Himno Nacional, la Patria necesita que sus hijos la defiendan. En la imagen citada, la Patria se muestra incapaz de cuidarse a sí misma, por lo que su imagen golpeada es un llamado a acudir en su auxilio, aunque sea ella misma la culpable de su desgracia.

Divulgada en los primeros días de julio, sirve al mismo tiempo para criticar el resultado de las elecciones, para hallar a la culpable (ese ser femenino débil y destinado al fracaso y al sufrimiento que representa a la patria con todas sus carencias) y para culpabilizar a las mujeres concretas, independientemente de su actuación política real. Es evidente quién es interpelado para actuar en la emergencia: el sujeto masculino responsable de encauzar correctamente a la nación, de proteger a las mujeres y controlarlas.

Lejos de ser un caso aislado, la imagen “México golpeado” es la continuación de otras, divulgadas en el periodo pre-electoral, como “¿Tú le crees si te dice que es la última vez?” (fig 3)

o el anuncio con el logo de Librerías Gandhi “Votaré por #peñapresidente porque está guapísimo” (fig 4):

Ésta última señala el hecho de que durante la campaña se hizo énfasis en el atractivo físico de Enrique Peña Nieto para atraer a las mujeres votantes; en sus mítines sus seguidoras gritaban consignas como “Peña, bombón, te quiero en mi colchón” (fig 5):

Se ha discutido mucho la utilización de su publicitado matrimonio con Angélica Rivera con el fin de sustituir el debate de otros asuntos de relevancia nacional con este libreto de telenovela en el que todos los personajes ocupan su correcto patriarcal, incluyendo la transformación de una mujer anteriormente “mala” en esposa amante y devota, amorosamente protegida por su hombre (fig 6).

En relación con esto se han difundido numerosas imágenes de Angélica Rivera en el periodo anterior a su encuentro con Peña Nieto. En estos casos se apela a la indignación moral del espectador: ¿cómo podrá ser Primera Dama una mujer que alguna vez posó semidesnuda y comentó en televisión la calentura que provocan sus pompis? (Figura 7)

Aunque quienes difunden estas imágenes se presentan como críticos del priísta, refrendan una manera machista de pensar, para la que ni siquiera el matrimonio por la iglesia consigue redimir a quien alguna vez fue pecadora. A su vez, el priísta y su equipo promueven la imagen de la feliz pareja que forman Rivera y Peña, pese a las historias personales de ambos, que difieren del ideal de la familia heterosexual monogámica. Tanto la campaña del priísta como la de quienes lo critican reiteran ideas patriarcales, incluso misóginas, que acuden a la mente de los propagandistas convencidos de su eficacia en un país al que entienden como conservador, caracterizado por una cultura patriarcal y de sometimiento femenino. Tanto unos como los otros favorecen el ocultamiento de los problemas económicos, sociales y políticos a través de esta puesta en escena de una novela familiar protagonizada por un hombre atractivo y dominante, aunque tal vez cruel y arbitrario. Como veremos en un momento, y como afirma Bronfen, este personaje se impone sobre el cadáver de la mujer vencida.

La importancia de estas imágenes propagandísticas no debe ser subestimada:

“Los espectáculos públicos, como ya he sugerido, son el sitio donde se construye la identidad  colectiva (…) Los espectáculos públicos proporcionan una arena para tales imaginaciones y funcionan como lugar para la construcción mutua de aquello que tradicionalmente se ha llamado “interior” (de los fantasmas a la fantasía) y aquello que se concibe como “exterior” (la realidad política, los hechos históricos). Los términos espectáculo, drama, escenario y mito no son antitéticos a la realidad histórica o material. Más bien son fundamentales para la vida política, como el teórico político Antonio Gramsci señala cuando define mito como ‘una fantasía concreta que actúa sobre un pueblo disperso y sacudido para estimularlo y organizar su voluntad colectiva’”  (Diana Taylor 1997: 29-30, traducción mía)

Si regresamos a la imagen inicial, podemos recordar cómo su propósito original (denunciar la violencia contra las mujeres) fue invertida y borrada por el mensaje ligado a la circunstancia política, en un vuelco que acaba por culpar a las mujeres de la agresión ejercida contra ellas. De manera similar, las imágenes y lemas publicitarios que acabo de citar contendían con otros mensajes que procuraban llamar la atención hacia la creciente violencia contra las mujeres en el país y, especialmente, en el Estado de México, gobernado por Peña Nieto (fig 8).

Un reporte de CNN México, fechado el primero de febrero de 2011, poco más de un año antes de las elecciones, señala que en ese estado de la república el número de homicidios dolosos contra mujeres se duplicó durante el gobierno de Peña Nieto, según cifras de la Procuraduría General de Justicia estatal (PGJEM). Colocadas en el contexto nacional, las cifras son alarmantes: la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH) levantada por el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) en  2006, señala al Estado de México como la entidad del país donde más mujeres casadas o unidas reportaron sufrir violencia por parte de su pareja. 61 de cada 100 mujeres casadas en el Estado de México sufrían algún tipo de evento violento, cuando la media nacional era del 47 %. 513 mil mujeres, el 30 % del total de casadas, habían padecido violencia de extrema gravedad a manos de su cónyuge, como ser pateadas, amarradas o ahorcadas. Mientras en 2005 se registraron 97 homicidios contra mujeres, para el 2010 (exactamente en los años en que Peña Nieto gobernó la entidad) el número de asesinatos había aumentado a 200, es decir 106% en cinco años, mientras que la población femenina sólo creció 8% en el mismo periodo.

(Fuente: http://mexico.cnn.com/nacional/2011/02/01/feminicidios-en-el-estado-de-mexico-la-sombra-de-pena-nieto )

Estos datos se complementan con el recuerdo de la represión en Atenco, ordenada y reivindicada por Peña, donde las activistas sufrieron tortura sexual.

La propaganda que he estado discutiendo se proyecta sobre esta realidad ominosa, la oculta y le quita importancia, pero también sirve para esconder otro hecho sobresaliente durante los meses de contienda electoral: la masiva participación de mujeres en las campañas y las protestas. (Fig 9)

Mientras un cartel del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación llamaba a respetar a las mujeres que ocupan puestos públicos y la visita de Camila Vallejo marcaba uno de los momentos sobresalientes del movimiento estudiantil, innumerables fotografías testimonian la presencia de mujeres en protestas callejeras, desde las jóvenes seguidoras del movimiento #Yo soy 132 (Fig 10)

hasta mujeres ancianas,

mujeres de clase media y mujeres procedentes de sectores populares. Todas en abierto desafío a la novela familiar que las quisiera consagradas a sus hogares, incapaces de participación política. La telenovela oficial se proyecta sobre realidades que la desbordan.

Es válido resaltar que varias de estas imágenes muestran mujeres con la boca tapada: las dos últimas lo hacen en medio de una protesta, para subrayar su rebeldía o su protesta contra la hegemonía mediática, la primera lo hacía para protestar contra la violencia de género. Es significativo, sin embargo, que en el momento de intervenir en la esfera pública tantas mujeres consideren necesario subrayar que se sienten amordazadas.

Sería agradable arguir que es la propaganda oficial la que sostiene un discurso patriarcal. En esa línea se podría evocar la presencia de Julia Orayen (Fig 11)

en el primer debate entre los candidatos presidenciales y argumentar que el aparato político y televisivo promovieron la imagen de una mujer sexualmente disponible, fácilmente interpretable como la Patria dispuesta a ofrecerse a sus posibles gobernantes. Por desgracia, muchas de las consignas coreadas por hombres y mujeres en las manifestaciones convocadas por el movimiento #Yo soy 132 y en otras manifestaciones de protesta reiteran los mensajes machistas, homofóbicos y misóginos. “No vine por mis tortas, vine por mis huevos”, “Que lo vengan a ver, que lo vengan a ver: éste no es presidente es una puta de cabaret”, o “Peña puto”: la peor degradación imaginable para el candidato es femenizarlo. (Fig 12)

como si las supuestas desviaciones de la norma heterosexual fueran más graves que el programa político del candidato. Al revisar estas y otras consignas similares se hace evidente que no son sólo los propagandistas quienes acuden a imágenes y lemas sexistas: se trata de una numerosa población, compuesta por hombres y por mujeres, que en el momento de la protesta es incapaz de deshacerse de estas ideas opresivas para proponer alternativas.

Como hemos visto, las cifras relacionadas con la violencia de género impiden tomar a la ligera tales tendencias. Si bien la participación política de las mujeres ha llegado a ser al mismo tiempo masiva y relevante, la cultura sigue estando basada en la dominación masculina, y el espectáculo público de la propaganda acude a los supuestos centrales de tal dominación, es decir, a imágenes y discursos que reiteran la subordinación de las mujeres. Aún más preocupante es comprobar la facilidad con que aflora la amenaza de violencia contra nosotras, en un país donde todos los días se comprueba la impunidad que cobija tales crímenes. Que un sector relativamente importante de la población femenina haya votado por  Peña Nieto (un 41% de las votantes, según datos publicados por El Economista el 18 de julio)[1] parece sugerir que las estrategias propagandísticas discutidas aquí tienen cierta eficacia. Pese a los actos, las palabras y las decisiones de millones de mujeres concretas, hacen falta libretos, mitos y metáforas que propongan nuevas opciones.

En busca de algo así, termino con una foto tomada por José Luna durante una de las marchas anti Peña Nieto, celebrada el 10 de junio en la ciudad de México.La fotografía inmediatamente evoca un óleo famoso de Eugène Delacroix, pintado en 1830: La libertad guiando al pueblo. Vale la pena detenerse en las similitudes y las diferencias entre estas dos imágenes separadas por la técnica (una es un óleo y la otra una fotografía), por sus distintos contextos culturales y por ciento ochenta y dos años de historia.

[1] Las mujeres votaron mayoritariamente por Peña Nieto (41%) y por López Obrador (29%) y Vázquez Mota (27%) casi en la misma proporción. No hubo un voto solidario de las mujeres hacia la panista. Los hombres votaron en el mismo porcentaje a Peña Nieto (37%) y López Obrador (36 por ciento). El 25% de los hombres votó por Vázquez Mota. Datos publicados por El economista el 18 de julio de 2012, consultados el 30 de septiembre de 2012 en http://eleconomista.com.mx/columnas/columna-especial-politica/2012/07/18/como-votaste

En el óleo de Delacroix (Fig 13) la imagen femenina es claramente alegórica: no hay ninguna posibilidad de entenderla como una mujer real. Al contrario: la eficacia del cuadro radica en la claridad con la que propone la irrupción de esta idea (La Libertad), rodeada de un humo blanquecino que la aureola y contribuye a darle una calidad sobrehumana; la figura tiene un tamaño ligeramente mayor que el de los hombres que la rodean. Varios detalles la identifican como representación del ideal: el gorro frigio, la bandera, la desnudez de sus senos. Todas las miradas convergen sobre ella, que se convierte en el vértice de una composición piramidal ascendente y dinámica. No está de más notar que “el pueblo” aludido por el título se compone sólo de hombres. Aunque sus vestimentas los identifican como pertenecientes a distintos sectores sociales, todos se unen para seguir un ideal superior, simbolizado por una imagen femenina cuya verdadera intención es ocultar (aunque, insidiosamente, la reitere) la ausencia de las mujeres reales, excluidas de esta república en la que no gozaban de derechos políticos. Algunos cadáveres masculinos pavimentan el camino de todos hacia la liberación, añadiendo un toque dramático a la escena.

La fotografía tomada por José Luna en el Paseo de la Reforma el 10 de junio, en cambio, retrata a personajes reales (Fig 14).

También enarbolan banderas, también se han reunido para protestar contra un gobierno opresor, también buscan la libertad, lo cual está sugerido por una composición horizontal, aunque dotada de cierto movimiento circular ascendente logrado por las miradas de los retratados y por la espiral trazada por las líneas de sus brazos, que culmina en la rama del árbol. La mujer que ocupa el centro recuerda a la Libertad porque también se ha descubierto los senos, pero su figura no consigue una calidad alegórica, en parte por su negativa a encarnar las ideas convencionales de belleza. Sus senos han caído, sus carnes se han ablandado, sus rasgos se han arrugado. No guía al pueblo: es parte de él, y al mismo tiempo, la desenvoltura con que convierte su pecho en soporte de los lemas pintados en él parece un signo de libertad personal, de audacia. En medio de la multitud festiva compuesta por hombres y mujeres, ella ejerce su independencia al levantar su brazo en un gesto de fuerza y afirmación.

Quiero imaginar que esta foto recuerda un momento de libertad personal en medio de la multitud que en esas semanas descubría su capacidad de intervenir en los espectáculos públicos que estaba destinada a presenciar, pero también la miro como un testimonio de lo mucho que han cambiado las ideas sobre la vejez, sobre la belleza, sobre las posibilidades de actuación de las mujeres. La evocación del cuadro de Delacroix da eficacia a esta instantánea que debe tanto a la casualidad. Pero quizá también parte de su atractivo radica en la mirada que, todavía sin renunciar a la libertad (la mía, la nuestra, no una libertad alegórica), lanzo sobre ella. Quizá contar la historia de esta mujer y de este momento sea un paso hacia la construcción colectiva de nuevas historias, personajes y metáforas que permitan oír, articular las voces de las mujeres amordazadas.

Bibliografía

Bronfen, Elizabeth, Over Her Dead Body.Death, femininity and the aesthetic. New York: Routledge, 1992.

CNN México. Feminicidios en el Estado de México: la sombra de Peña Nieto, consultado el 30 de septiembre en: http://mexico.cnn.com/nacional/2011/02/01/feminicidios-en-el-estado-de-mexico-la-sombra-de-pena-nieto

Cómo votaste. El economista el 18 de julio de 2012, consultado el 30 de septiembre de 2012 en http://eleconomista.com.mx/columnas/columna-especial-politica/2012/07/18/como-votaste

Diccionario de la Real Academia Española, consultado el 30 de septiembre en:

http://lema.rae.es/drae/

Taylor, Diana. Disappearing Acts. Spectacles of Gender and Nationalism in Argentina’s “Dirty War”. Durham and London: Duke University Press, 1997.

Figuras

1.- Consultada el 30 de septiembre en:

http://desdemialma-chely.blogspot.mx/2012/06/ya-me-canse_08.html

2.- Consultada el 2 de octubre en:

http://www.google.com.mx/imgres?um=1&hl=en&client=firefoxa&sa=X&rls=org.mozilla:esS:official&biw=939&bih=400&tbm=isch&tbnid=wt0JOXv4c6nCtM:&imgrefurl=http://memexico.com/mexico-te-convertiste-en-la-esposa-golpeada-perdono-al-marido-por-el-juro-ya-cambio/&docid=F68bKqgZli4zsM&imgurl=http://memexico.com/wp-content/uploads/2012/07/mexicogolpeado.jpg&w=600&h=775&ei=vpZrUKCdEeqU2wWwuoGoDA&zoom=1&iact=hc&vpx=78&vpy=16&dur=67&hovh=255&hovw=197&tx=105&ty=203&sig=111125700125415678080&page=1&tbnh=93&tbnw=72&start=0&ndsp=16&ved=1t:429,r:0,s:0,i:65

Figura 3: consultada el 2 de octubre en:

http://www.google.com.mx/imgres?hl=en&biw=939&bih=400&tbm=isch&tbnid=niQ02C57dGrx7M:&imgrefurl=http://mx.generadormemes.com/meme/vld6xm&docid=5T3r92uLsL_U_M&imgurl=http://mx.generadormemes.com/media/created/vld6xm.jpg&w=600&h=501&ei=45drUNa4IunE2gXrtIGwCQ&zoom=1&iact=hc&vpx=82&vpy=76&dur=953&hovh=136&hovw=163&tx=129&ty=158&sig=111125700125415678080&page=1&tbnh=95&tbnw=114&start=0&ndsp=12&ved=1t:429,r:0,s:0,i:65

Figura 4: consultada el 2 de octubre en:

http://www.google.com.mx/imgres?hl=en&biw=939&bih=400&tbm=isch&tbnid=KkXRIThkKKrqqM:&imgrefurl=http://robertocamargomx.wordpress.com/2011/11/26/votare-por-penapresidente-porque-esta-guapisimo/&docid=sVylQalm0p5u5M&itg=1&imgurl=http://a1.sphotos.ak.fbcdn.net/hphotos-ak-ash4/376762_2747777100561_1441579087_3064013_1744903598_n.jpg&w=600&h=450&ei=yphrUMTQDIGA2wWnp4GQAg&zoom=1&iact=hc&vpx=70&vpy=79&dur=4476&hovh=194&hovw=259&tx=130&ty=154&sig=111125700125415678080&page=1&tbnh=89&tbnw=118&start=0&ndsp=14&ved=1t:429,r:0,s:0,i:65

Figura 5: Consultada el 2 de octubre en:

http://www.google.com.mx/imgres?hl=en&biw=939&bih=400&tbm=isch&tbnid=7e9ZPgHKh4AzmM:&imgrefurl=http://ww2.noticiasmvs.com/blogs/el-banquetazo/enrique-bombon-te-quiero-en-mi-colchon-319.html&docid=iwBooLf1K3B-JM&imgurl=http://noticiasmvsfotos.blob.core.windows.net/media/fotos/d019c58dd1529714e2178b45a3a109e8.jpg&w=342&h=256&ei=T5lrUJqGCIfC2QWphYGAAw&zoom=1&iact=hc&vpx=81&vpy=79&dur=164&hovh=194&hovw=260&tx=154&ty=150&sig=111125700125415678080&page=1&tbnh=89&tbnw=119&start=0&ndsp=13&ved=1t:429,r:0,s:0,i:65

Figura 6: Consultada el 2 de octubre en:

http://entretenimiento.starmedia.com/escandalos/laura-zapata-candidato-enrique-pena-nieto-golpeo-su-esposa-angelica-rivera.html

Figura 7: Consultada el 2 de octubre en:

http://www.google.com.mx/imgres?um=1&hl=en&client=firefox-a&rls=org.mozilla:es-ES:official&biw=939&bih=400&tbm=isch&tbnid=k2-5y2I5DZFEDM:&imgrefurl=http://infodomi.com/angelica-rivera-primera-dama-de-mexico-en-bikini/&docid=mWBq4dYYjwirkM&imgurl=http://infodomi.com/wp-content/uploads/2012/07/angelica-rivera-.jpg&w=611&h=458&ei=_ptrUOGuC4ee2QXY1YEY&zoom=1&iact=hc&vpx=315&vpy=79&dur=1021&hovh=194&hovw=259&tx=141&ty=161&sig=111125700125415678080&page=1&tbnh=103&tbnw=137&start=0&ndsp=15&ved=1t:429,r:2,s:0,i:71

Figura 8: Consultada el 2 de octubre en:

http://www.google.com.mx/imgres?um=1&hl=en&client=firefox-a&rls=org.mozilla:es-ES:official&biw=939&bih=400&tbm=isch&tbnid=M3dw0j5-0hCuyM:&imgrefurl=http://www.rojoynegro.info/articulo/eje-violeta/otras-dos-mujeres-asesinadas-violencia-machista&docid=UsAU3ijq9IWbcM&imgurl=http://www.rojoynegro.info/sites/default/files/imagecache/nodo_logo_340/sin%252520t%2525C3%2525ADtulo-1_0.jpg&w=340&h=260&ei=85xrULXIHKGe2QW3koGwAQ&zoom=1&iact=hc&vpx=438&vpy=83&dur=685&hovh=118&hovw=154&tx=131&ty=103&sig=111125700125415678080&page=6&tbnh=111&tbnw=144&start=70&ndsp=17&ved=1t:429,r:3,s:70,i:308

Figura 9: Consultada el 2 de octubre en:

Soy Juana, no Juanita, cartel del Tribunal Federal Electoral consultado el 2 de octubre de 2012 en:

http://www.google.com.mx/imgres?um=1&hl=en&client=firefox-a&rls=org.mozilla:es-ES:official&biw=939&bih=400&tbm=isch&tbnid=EanBD1vKYOhDM:&imgrefurl=http://informativoproyecto5.blogspot.com/2012/03/lanza-el-tribunal-electoral-federal.html&docid=plhZNBIZEev9nM&imgurl=http://4.bp.blogspot.com/-FDWvAD9xfRU/T11wVuyqEnI/AAAAAAAABDI/x7NS3Tf884k/s1600/TRIFE%252Bsoy%252Bjuana%252Bno%252Bjuanita.png&w=589&h=308&ei=lZRrUKuxAubQ2wW_y4GABw&zoom=1&iact=hc&vpx=181&vpy=111&dur=2939&hovh=162&hovw=311&tx=155&ty=115&sig=111125700125415678080&page=1&tbnh=61&tbnw=116&start=0&ndsp=13&ved=1t:429,r:1,s:0,i:68

Fig 10: Consultada el 2 de octubre en:

http://www.google.com.mx/imgres?um=1&hl=en&client=firefox-a&rls=org.mozilla:es-ES:official&biw=939&bih=400&tbm=isch&tbnid=53mbPJOwx40peM:&imgrefurl=http://brujula.com.gt/desde-adentro/movimiento-yo-soy-132-y-elecciones-mexicanas&docid=UVtpoYCmXcLknM&imgurl=http://brujula.com.gt/wp-content/uploads/2012/07/Ysoy132finalbien.jpg&w=550&h=400&ei=B6drUKKfNoSs2wXZhYFQ&zoom=1&iact=hc&vpx=527&vpy=81&dur=2252&hovh=191&hovw=263&tx=137&ty=101&sig=111125700125415678080&page=3&tbnh=111&tbnw=151&start=27&ndsp=15&ved=1t:429,r:13,s:27,i:198

Fig 11: Consultada el 2 de octubre en:

u-crazy.com/2012/05/08/playboy-model-steals-the-show-at-mexican-election-debate/julia-orayen/

Fig 12: Consultada el 2 de octubre en:

http://www.google.com.mx/imgres?um=1&hl=en&client=firefox-a&rls=org.mozilla:es-ES:official&biw=939&bih=400&tbm=isch&tbnid=hSiOJdMk5hE_OM:&imgrefurl=http://www.desdeabajo.org.mx/wordpress/%3Fattachment_id%3D13034&docid=7UmELARsdsoawM&imgurl=http://www.desdeabajo.org.mx/wordpress/wp-content/uploads/2012/07/El-copetes-pintadito.png&w=323&h=349&ei=LLNrUJWsBYHo2AWZ3IHgAw&zoom=1&iact=hc&vpx=82&vpy=40&dur=191&hovh=233&hovw=216&tx=118&ty=206&sig=111125700125415678080&page=1&tbnh=95&tbnw=99&start=0&ndsp=12&ved=1t:429,r:0,s:0,i:65

Fig 13: Eugéne Delacroix, La Libertad guiando al pueblo, consultada el 2 de octubre en:

http://www.google.com.mx/imgres?um=1&hl=en&client=firefox-a&rls=org.mozilla:es-ES:official&biw=939&bih=400&tbm=isch&tbnid=6ehsIt3NjaLUpM:&imgrefurl=http://www.erasmusworld.com/portal/modules/newbb/viewtopic.php%3Ftopic_id%3D12024%26forum%3D71&docid=IXMzcnvAeHIQsM&imgurl=http://galeon.hispavista.com/polipai/img/libertad%252520guiando%252520al%252520pueblo.jpg&w=1789&h=1302&ei=ALVrUMjjJcbO2AWp5oGgAw&zoom=1&iact=hc&vpx=320&vpy=82&dur=2635&hovh=191&hovw=263&tx=137&ty=144&sig=111125700125415678080&page=1&tbnh=93&tbnw=122&start=0&ndsp=12&ved=1t:429,r:2,s:0,i:71

Figura 14: José Luna. Mujer protestando en el Paseo de la Reforma, México, 10 de junio de 2012.